Etiquetas

miércoles, 28 de marzo de 2012

De brevedad en brevedad…



¡Qué pequeño es el hombre frente a la naturaleza y qué grande!


De brevedad en brevedad…

16 Umbral de la poesía


Pocos pueden percibir el esfuerzo en la brevedad. Y menos la calidad del compendio. A un resumen con pincel le sobran los colores. Un poema real puede perderse en una gota de sol entre los árboles. Es curioso, en la inmensidad de un continente como es China, talvez por la infinitud de sus recursos y como contraste, surge el poema corto. Yo diría que es una respuesta a su don de pintar con grandes trazos sintéticos porciones de la naturaleza o gestos esenciales del ser humano. Talvez la paciencia prolongada de estampar el grabado de sus caracteres en su diferentes idiomas y en un mismo idioma la especialidad de lenguajes de letrados o de filósofos, les hizo respetar la esencialidad de las palabras.

En el taller hemos leído a Li Po, a la incomparable y tierna Li Ch’ing Chao, a Wang Wei y lo que hemos percibido es el murmullo real de la síntesis. Pocas palabras y palacios encendidos reflejándose en el agua. Flores que se desatan de su perfume y montañas que miran cara a cara al hombre, ese advenedizo del planeta. Esos poetas llevaban en la sangre y en las neuronas la filosofía del Tao que de alguna manera inscribe al hombre como una yerba más en el escenario cósmico. El Tao no sólo es el Camino que el gran maestro Lao Tzé reveló a los chinos y al mundo. El Tao es eternidad en un segundo, el universo como presente. Para un taoísta el tiempo es- igual que para los budistas- una maya, una ilusión. Solo el presente es verdadero. Por eso la tendencia del poema chino es graficar el momento: al menos probemos un bocado de Li Ch’ing Chao

…yo todavía rozo estos pétalos caídos,
todavía me envuelve este perfume
que no acaba de irse
Y toco este momento todavía

Puede asegurarse que esta noción de eternidad en el presente es imposible de ser mimetizada sin ser taoísta, sin acercarse a la filosofía de Lao Tzé, o a su elaborada versión posterior: el Wen Tzu. Pero, a la vez, nos enseña a los poetas, que sin una filosofía- cualquiera que sea ésta- no es posible tener una perspectiva, una cosmovisión a través de la cual destilar nuestras visiones y desde la cual nuestra vida adquiere un sentido. El poeta pude escribir un poema creyendo que contribuye al mejoramiento de la especie, pensando como darwinista, o acercando a las almas, pensando como teocrático, o contribuyendo a la revolución mundial si es socialista. El asunto primordial es que lo haga bien. Sin filosofía nos transformamos en artesanos de la palabra y no en artistas, sin que eso signifique una peyorización del acto artesanal, que el buen poeta debe aprenderlo con precisión.

Antes del Tao existió el poema épico caudaloso y gigantesco, sin bordes y sin limitación: Viaje al Oeste o las historias del Rey Mono, épica singularísima y divertida, frente a la cual palidecen muchas novelas o prosa con pretensiones más amplias. Pero de alguna manera esta obra es una cosmogonía y una etapa primitiva, como la de la Odisea para los griegos o del Mío Cid para los castellanos. Sólo el Tao- que vino después- podía prohijar la lírica de los poetas del momento, extasiados de presente.

Un eco muy lejano de este mester en occidente se encuentra en el soneto del Petrarca, su inventor, o en la octava real con que escribió el gran Camoens su celebrado poema épico.Pero luego tenemos- de invención gala- el rondó, el trioleto, el rondel. Y de imaginación árabe, el Ghasel- el tejido- de seis versos pareados. Por supuesto que existen otras estructuras, pero ahora tomamos éstas como ejemplo de brevedad.
Si vamos a utilizar tan pocos versos y tan pocas palabras, lo que decimos debe tener condumio.
En Zen o en taoísmo hasta el disparate debe tener sentido. Por supuesto, sin el Zen es impensable el Haiku o el Haikai, las versiones sensoriales o conceptuales de la poesía japonesa. La semántica de lo mínimo debe ser condensada, concentrada en los grandes temas que elevan al hombre a la altura de su misión o de su extraña y aguda sensibilidad.

Pero la brevedad occidental del soneto o la octava real- sin el taoísmo- decae en los temas amorosos, en los motivos bien resbalosos de la tan manoseada cotidianidad sin vuelo, sin verdadera carga poética.

Es difícil poetizar la vida. Comenzamos por tener una filosofía. Si la vida es efímera y sólo existe el presente, entonces captémoslo en lo más bello y preciso de nuestra sensorialidad y mente, parecen decirnos los budistas o taoístas chinos que escriben poesía. No decaigamos en lo vulgar, en lo grosero, en lo insubstancial. Nos presentamos con el mejor vestido ante nuestros amigos y las palabras que decimos deben ser escogidas.

Petrarca pensaba el amor como el motivo central de la vida: Laura fue la excusa para su creación como también Laura fue el pretexto del Dante para dar salida a su cosmovisión cristiano idealista. O, talvez, sea más exacto decir, el gran poeta que había en Dante, utilizó de subterfugio a Laura , para realizar su gran obra en la cual le alumbró su cosmovisión cristiana. Pero la brevedad del Dante se intensifica en cada terceto. Cada uno de ellos en su catedral llamada Divina Comedia es perfecto. Podría decirse que Dante sabía el secreto de la brevedad. Y de brevedad en brevedad, con el hilo de su cosmovisión, hizo el poema mayestático.


El rondó y el rondel son hijos de los cantores amorosos y trovadores del amor en Francia y en toda la periferia provenzal. Su acento, su ritmo, son mínimos requiebros o requerimientos de amor. El Trioleto es un primor de ironía, para el amor y la vida. Son también estructuras de la brevedad, pero su filosofía no puede emparentarse con la sustancial y desolada geografía del poeta chino inerme y gigante a la vez frente a los poderes de la naturaleza y al amor de un día.

Leo y releo el Tao y el Wen Tzu desde hace muchos años, pero sería un estúpido más si dijera que soy taoísta, serlo implica serlo. Aun con el yoga puedo afirmar axiomáticamente: practico el yoga pero no soy un yogui. En verso puede decirse que podemos imitar un Haiku, que no es lo mismo que ser poetas haiku.

Podemos imitar el trioleto o el rondó y la imitación puede salirnos mejor que el original, ¿por qué? Por nuestra tradición occidental con el acento en el amor como motivo artístico. Podemos ser breves a la manera occidental, si es que podemos serlo. Si lo hacemos bien. Después de todo nos separan continentes y siglos, talvez milenios, y los chinos son los chinos y nosotros somos nosotros. Hablo exclusivamente en el plano cultural, porque como humanos, como zoo politikon, como seres sociales, políticos, somos iguales.

La brevedad- si he podido ser claro en lo anterior- implica una responsabilidad ideológica y una disciplina para mostrar lo esencial. El ejercicio poético es un don artesanal y artístico a la vez, comandado por una cosmovisión que es el foco que nos alumbra en el camino. De células se conforma el cuerpo humano, y el poema, de brevedad en brevedad, arma su estructura evanescente.

Hemos dicho que nos presentamos con lo mejor de nuestros vestidos ante nuestros amigos, queremos que nos vean bien, a nadie- que no sea un desnaturalizado- le gusta que le vean en estado de embriaguez, sucio, vomitado o roto las ropas. Queremos ser limpios. A veces no lo podemos como sería nuestro deseo, pero debemos intentarlo siempre.
Ahora vamos a intentar crear una estructura de hasta seis versos, con tema libre y verso blanco. Apoyémonos en el símil y la metáfora. Es un trabajo breve, pero de brevedad en brevedad…

Ahora escribo inspirado en esos poetas chinos, pero con mi lenguaje occidental de lector del Tao y del Wen Tzu:

La neblina con su rebaño de ovejas
Enmudece de soledad frente a los árboles
La lluvia puede venir o no venir de visita
Me conformo con esperar el sol hasta que vengas

Tengo un solo árbol en mi casa
Uno solo como yo
tratan de destruirlo con pretextos
un árbol en la ciudad es un escándalo
los pájaros se alegran
y sé que me agradecen la existencia

viernes, 23 de marzo de 2012

Nuevas Musas con nosotros


Magrite



Nuevas Musas con nosotros




Bienvenidas compañeras Aurora, Melbita, Cultivo una rosa blanca, Armonía. Ustedes son las nuevas flores en este vergel poético. Luce cada una con su íntimo y especial aroma. Y sus palabras nos darán el renuevo de la vida, la esperanza del corazón, el claro latir de nuestros ojos. Vengan y contribuyan a crear la nueva melodía universal que nos hará felices y fuertes a todos. Sus contribuciones ya son poder y vibración, chispa y sentido, amor y pasión. Gracias, queridas Musas, por estar aquí, y hacernos temblar de emoción.




Libertad y prisión


Por Fabián Núñez Baquero
11/02/2012

Amo la libertad, no te lo niego,
De ser total e íntegro en mi ego,
De caminar también en mi camino
Y compartir contigo mi destino.
Sólo amo la prisión de tus enojos,
El candado envolvente de tus ojos.

jueves, 22 de marzo de 2012

Unas pocas permutaciones y algunas generalizaciones





15 Umbral de la poesía

Por Fabián Núñez Baquero
13/03/2012





Unas pocas permutaciones y algunas generalizaciones


Combinatoria con palabras de dos sílabas:

Utilizo las palabras: rosa, alba, día, agua, senda, surco, boca, linda, beso
Y los verbos: nacer, renacer


Primera propuesta poemática
:

La rosa de tu beso
Día a día renace con el alba.
Tu boca, linda, es la senda,
Tu beso el surco,
El agua que renace con el día…

Segunda propuesta poemática:

El día que me beses
Renacerá mi día con su alba,
El agua de mi surco con su senda,
Renacerá con la rosa de tu boca.


Tercera propuesta poemática:


La senda hacia tu rosa
Nace con el alba
Con el agua que nace de tu boca
Con el surco del día
Que nace de tu beso


Cuarta propuesta poemática:


Día a día el alba de tu beso
Renace con tu boca
Renace con el agua de tu surco
Renace con la senda de tu rosa

Variantes verbales: caminar, dar, abrir



Quinta propuesta poemática:


Día a día camino por tu senda,
Doy contigo en el alba y en tu surco.
Ábreme tu día con el agua de tu surco,
Ábreme tu senda con el agua de tu día,
Ábreme tu día con tu agua y con tu senda…
¡Ábreme…!


El ejercicio poético instala en el cancel esta constatación, casi como el letrero que pone el Dante en la puerta del infierno, sólo que la nuestra es bien gozosa:
Los que entran a la poesía tienen caminos de todos los colores y todos llevan al prisma del sentido, de la semántica perfecta (a condición de usar cabeza y sentidos con propiedad, desde luego).
En otras palabras:
• Poeta, puedes escribir sobre un mismo tema los poemas que desees y los temas que quieras sobre un mismo poema. ¿No es más o menos lo que hace la naturaleza en todas sus realizaciones? Sí y no. Porque, en general, la imaginación del hombre es más vasta y fecunda que la naturaleza, trata con el infinito desde su límite y su finitud extraordinarias.
• Con pocas palabras y una buena dosis de chispa puedes lograr efectos impresionantes
• Llamamos “chispa” a ese don natural de inteligencia que tiene el hombre, el cual no tiene nada que ver con la información, con la instrucción, con tal o cual profesión, sino que es la forma intuitiva, sensorial de aprehender el mundo y la sociedad.
• Entre otras la chispa tiene la virtud de obtener sus logros a través de la insinuación, de ese elemento llamado indeterminación, ambigüedad: ejemplo: ¿qué quiere decir el poeta al final de la Quinta propuesta con la expresión “¡Ábreme!”?
• La respuesta es el contexto de todo el poema. No se puede comprender nada solo refiriéndose a una sola palabra, ésta no existe sino en su mundo, en su hábitat, con los elementos, otras palabras, que lo circundan.
• Esto es lo que siempre venimos insistiendo con varias formas de expresión: semántica, sentido, sintaxis sensorial, la llave, la clave, la entrada de la madeja para entender el todo
• Y la adecuada relación multívoca entre una palabra y las demás y consigo misma en el contexto es lo que llamamos la organicidad del poema, la objetividad en la subjetividad
• Es la capacidad de entender la objetividad en la subjetividad la que nos permite ir con nuestra lámpara de sentido a través de todos los vericuetos de las transformaciones conscientes o inconscientes que creamos
• Toda verdadera poesía tiene una sólida objetividad en la subjetividad y sólo por ella podemos ver con ojos precisos la poesía: eso es lo que se llama saber leer.
• La poesía exige una capacidad de lectura y de chispa intuitiva mayor que todas las artes.
• El orden de las palabras- al revés que en matemática- altera profundamente el producto
• Por lo que las palabras- para decirlo de algún modo- tienen varios pisos de significación, y no sólo de las entradas o significaciones que encontramos en los diccionarios.
• Con la poesía iluminamos el Todo, por eso es que la necesitamos tanto

viernes, 16 de marzo de 2012

De Visita




De Visita

La compañera venezolana Armonía nos ha visitado dejando su poema para que lo gustemos: Aquí está:






Quiero




Quiero vestirme de luna
para dormir en tus dedos
y aunque la noche esté oscura
quiero beberme tus besos
quiero y de tanto que quiero
se me escapan dos luceros
que por verte vida mía
ya te siento hasta mi espejo.

Y en la quietud de la noche
consumirte por completo
en el rumor de este río
que me corre cuando sueño
entre el calor de la sangre
entre el hervor del deseo
y entonces desde este día
caminarte con tequieros.

Comentarios a: maisdelacruz@gmail.com

domingo, 11 de marzo de 2012

Nuevas propuestas combinatorias





14 Umbral de la poesía
Por Fabián Núñez Baquero
11/03/2012


Nuevas propuestas combinatorias y poemáticas para los Rapsodas 3000

Voy a cumplir la tarea que nos hemos impuesto en el taller:

Las reglas de juego son:
1. Utilizar las palabras reloj,cabello, mujer, estrella, naranja, silueta.
2. Estas palabras pueden padecer cualquier clase de transformación, por lo que pueden ser sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios, participios, etc.
3. Usar a libre arbitrio 2 verbos adicionales, 2 adjetivos, 2 adverbios
- Yo he elegido 2 verbos: besar y tener, 2 expresiones adverbiales: a tontas y a locas, a muerte, y 2 adjetivos :jugosa, dulce

Algunas combinaciones con el uso estricto de solo las seis palabras elegidas:


1. Naranjal silueta de una estrella
2. De reloj en reloj se estrella tu silueta
3. Relojeando tu silueta de naranja
4. Cabelleramente, mujer, se siluetea tu estrella
5. Mujer de naranja, relojea tu silueta
6. Mujer es tu naranja y reloj tu estrella
7. Estrelléame el reloj de tu naranja
8. Naranjéame tu estrella en tu silueta
9. Mujerea tu reloj, relojéame tu estrella
10. Siluetea naranjalmente el reloj de tu mujer
11. Mujerosamente relojéame estrellando tu naranja
12. Siluetal estrella, naranjéame cabelleramente, relojalmente a mi mujer
13. Relojeando tu estrella me estrello en tu naranja
14. Mujerosamente, relojéame con el silueteo de tu naranja estrellada
15. Estrella, mujer,tu cabellera de naranja, relojea tu silueta
16. Relojeando tu estrella se anaranja tu silueta, se mujerea tu cabello
17. De reloj en reloj me anaranjo con tu estrella, me silueteo en ti, mujer y en tu cabello estrellado
18. De estrella en estrella relojeramente se cabellea mi silueta en ti, mujer-naranja
19. Naranjeando en la mujer mi reloj siluetea su cabello estrellado
20. Mujerosa y relojeramente siluetéame el cabello, anaránjame mi estrella
21. Estrelladoramente cabelléame tu relojero naranjal con tu silueta mujeral
22. Un cabello de estrella se relojea en la naranja de ti, mujer
23. Relojéame, mujer, anaránjame, cabelléame, silueteándote mujerilmente con tu estrella relojeante.

La combinatoria puede seguir…. Pero nos detenemos aquí para hacer una
Propuesta de poemas, sin usar todavía los verbos, adjetivos y adverbios adicionales elegidos:

Relojeando tu estrella
Me estrello en tu naranja silueteada,
Mujerosamente
Relojéame
Con el silueteo de tu naranja estrellada…


De reloj en reloj
Me anaranjo con tu estrella,
Me silueteo en ti, mujer,
En tu cabello estrellado…


Ahora una propuesta poemática utilizando los verbos, adverbios,adjetivos elegidos:


El reloj de tu cabello, mujer,
Tiene una estrella
Pero yo beso, mujer,
A tontas y a locas tu silueta,
Yo beso a muerte, mujer,
Tu jugosa naranja sin cabello…

Cumplo, ahora que puedo, con mi deber, recordando que la poesía es el más alto desarrollo de la especie, porque de ella se irradia la imaginación y el esfuerzo para investigar y conocer el mundo, la mente, la sociedad y el hombre, para transformarlos.

Nota: he utilizado la expresión “ de reloj en reloj” que parecería una violación a las reglas de juego impuestas por nosotros mismo. Pero no. La palabra reloj, que inicialmente y de manera común es un sustantivo, lo he transformado en expresión adverbial de lugar. Gracias su atención. Y ahora realicen su trabajo.

viernes, 9 de marzo de 2012

11 Umbral de la poesía



El faro del poeta a pocos kilómetros del Palacio del poeta

11 Umbral de la poesía


Por Fabián Núñez Baquero
09/03/2012


Hemos utilizado la combinatoria de dos y tres palabras para generar los peldaños del poema y, en algunos casos los peldaños por sí solos ya estructuran el poema. Utilizo el término “poema” en sentido general no en sentido estricto. En nuestra práctica hemos visto desenvolverse las palabras con sus múltiples rostros, verbalizando su esencia sustantiva, sustantivando su verbalidad, adjetivando su verbo. Por supuesto con la ayuda de las preposiciones, conjunciones y luego con esos instrumentos tan flexibles e infinitos como son los adverbios. Para nuestro asombro hemos sido testigos de transformaciones poemáticas que no sólo tienen su propia y orgánica valencia sino que proponen variaciones infinitas en la misma temática o motivo. Estamos ahora seguros que podemos realizar los poemas que queramos afrontando el mismo tema. Y quitándonos de encima el cuco falso de la abundancia de palabras o lo que los noveleros llaman los “nuevos lenguajes”. Por supuesto, esta no es una invitación a la monocordia.

Hemos comprendido que el cómo- es decir, la forma- es la esencia de las modalidades de creación, partiendo de parcos y limitados elementos sustantivos y cómo desde éstos, es decir, desde su contenido, su materia, se generan las asociaciones analógicas. La mente, la sensibilidad, a través del lenguaje, la palabra, recrean la realidad, toman de ésta su sustancia para- como si jugaran con plastilina- formar una sobrerrealidad, algo que de verdad no existe en la naturaleza y que se ha creado sólo con sonido graficado. Por supuesto las prácticas realizadas no deben detenerse. Hay importantes propuestas combinatorias de compañeros que deben seguirse trabajando ya de manera personal. Tienen trabajo para rato.

Nuevas reflexiones sobre la poesía


Ahora vamos a ir a la combinatoria más basal: la de las palabras mínimas de dos y tres sílabas: De hecho ya todo niño comprende la importancia de las sílabas( desde luego si tiene maestros que tengan dos dedos de frente para hacerles silabear y saborear los acentos), y el poeta, con mayor razón, porque las sílabas son el hálito fundamental de las palabras y de la combinatoria poética. Quien no sabe silabear es como quien no sabe solfear. La sílaba es el eje fundamental del aliento, del acento, del sentido. Las sílabas son como las sustancias angulares del ADN que se mueven de forma binaria o ternaria o como una ecuación tripartita con su igualdad de por medio.

Pero antes vayamos a la causalidad de la intención o al síntoma poemático.

Los poemas surgen por una especie de llamado al baile. Y no importa que el tipo de baile que pide el cuerpo sea desde la depresión más angustiosa, la serenidad creativa o la ruidosa alegría. Internamente surge una percusión rítmica, un acento continuo, que no nos deja, palabras rítmicas, un balbuceo de canto, de afirmación o génesis de ritmo. No existen ideas, no hay nada preconcebido, sólo ritmo, palabras con acentos más pautados que se imponen como un manantial, como un pentagrama semántico, al principio oscuro, pero en busca de claridad y ritmo imprescindible. Recordemos las palabras de Mallarmé a su amigo pintor Dégas ( o fue a Manet?), cuando éste le decía que él también tiene ideas para la poesía, Mallarmé le respondió: maestro, la poesía no se hace con ideas sino con palabras.

Por supuesto cuando se trata de la poesía conceptual hay que matizar, pero aún en este caso la poesía se hace con palabras, con el ritmo de la sílaba trabajada en percusión y en creación. Yo diría que en esta necesidad de baile, de danza, surge la expresión verbal: el rito de la danza siempre fue coetáneo al himno, al canto. Y, bueno, así como de un taller lleno de herramientas y materiales podemos sacar productos ricos de contenidos y relaciones, de la misma manera, este llamado al baile, este ritmo será tan rico y variado conforme al dominio de las palabras, de acuerdo al ámbito y extensión cultural del poeta. Pocas palabras, poca variación, escasa cultura, poema escaso, pobre. Pero ¡ojo! Tampoco hay que despreciar ab ovo el poco caudal de cultura.

El poema verdadero es una joya rarísima que a veces nace de la escasez, de la necesidad o de un solo elemento famélico, como el diamante del carbón o la mujer hermosa de un suburbio. Hasta es posible que podamos eliminar la expresión adverbial “a veces”.

Pero todo depende de la fusión entre sensibilidad e inteligencia en el ritmo y la combinatoria, la sintaxis sensorial, que no debe descuidar la sintaxis gramatical. La elección de palabras y sentido, la semántica del todo materializándose en una estructura orgánica. Si el ADN tiene una subyacente semántica rigurosísima y el par de cromosomas de la misma manera, no veo la razón para que no podamos imitar y trascender esa rigurosidad. De hecho el poema verdadero es esa trascendencia.
Lo que hemos llamado objetividad en la subjetividad, la verosimilitud del bordado tonal es de extrema e insoslayable categoría. La objetividad y la verosimilitud son el binario semántico y semiótico a la vez. Una araña drogada rompe todo esquema y se bamboleará con su baba- antes creadora y prolífica- sin producir la estructura de su tela o, por lo menos, ésta tendrá más baches que agujeros negros tiene el universo.

Pero lo más grave del caso es que la araña, igual que un o una poeta subjetivos, no se da cuenta de que su trabajo se asienta en la pura subjetividad y no tiene sustento objetivo. Hasta la más humilde bordadora o tejedora sabe qué clase de arquitectura está generando, si un saco de lana o un mantel a croché. Araña y tejedora- cuando están sanas- conocen lo que se llama el sentido, la semántica de su obra y no buscan sino desarrollar la madeja desde el punto de inicio hasta el final. En poética esto se llama la generación orgánica del poema, la trama, el sentido, la verosimilitud, la semántica combinatoria.

En poesía la forma es esencial, pero el sentido, lo que se llama el contenido, es aún más esencial. Aunque por lo regular- en poemas bien trabajados- el contenido y la forma yacen en tal mezcla gozosa que son un todo fundido y sin costuras binarias. Pero, por lo regular, aunque no sea fácilmente perceptible, el poeta debe dejar la huella, el inicio de la madeja, debe dejar una señal, una pista, como el hilo de Ariadna en el Salsipuedes del Minotauro. Pero debe evitar en lo posible dejar la impronta de una referencia cultural o una cita célebre de un no menos célebre poeta o personaje. Una muleta no afianza una mala poesía ni la fama del personaje citado apoya la mediocridad del mal poeta.

La palabra inicial del poeta- sea cual sea- debe respetar su lógica y desenvoltura particular, e ir hasta el final, aunque los vericuetos sensoriales, fónicos o escriturales, lo desvíen momentáneamente. Una obra es- debe ser- un todo orgánico, como el cuerpo lo es respecto de la célula, de tal forma que cada palabra sea tan precisa e indispensable como una piedra en una catedral. El poeta verdadero juega pero no juega. Sabe la diferencia entre armar un rompecabezas con piezas yuxtapuestas, adosadas mecánicamente, y lo que significa construir un hexágono habitacional por parte de la abeja o la endógena reconstrucción del hígado por parte de un hombre que confía en la naturaleza. Conoce lo que es armar un naipe solitario, y cuando un solitario arma, genera un poema. El naipe es la carta del azar- una combinatoria demasiado amplia para ser conscientemente restringida-, el azar de la poesía en cambio, es una carta que no es un juego de naipes sino que es el mismo juego de la vida, de la vida acotada a un sentido restringido. De la vida que juega su propia partida.

Y la vida es tan seria y tan alegre a la vez, tan dura y triste, tan gozosa y fácil- pues que nos la han obsequiado- tan variada y hermosa a la vez, que no hay lugar para el casquivano, para el truhán o el perdonavidas, para el que usa la poesía para trepar, la confunde con escenario o escarapela, título o diploma, agencia de Eros o empresa de negocios. Si existe algún juego serio, ése es el de la poesía. Y es tan serio que pocas veces la encontramos, la producimos. Tan pocas, que a veces dudamos si es que de veras la conocemos. Tan seria y tan delicada, que Rimbaud decía a voz en cuello: par delicatesse je perdue ma vie. Sí, así es, por delicadeza podemos perder nuestra vida.

El Yambo y el Troqueo, los pies fundamentales del ritmo


Con palabras de dos o tres sílabas podemos crear poemas, pero es la necesidad de ritmo lo que genera las sílabas y las palabras. Los griegos, ese pueblo que lo creó y estudió todo en el lenguaje, las artes, la técnica y la matemática, nos dejaron preciosas enseñanzas en la creación poética, desde Aristóteles y Platón hasta Georgias y Protágoras. Nos dejaron el Yambo y el Troqueo, pies fundamentales del ritmo. El Yambo utiliza una unidad de tiempo breve y otra larga. Lo que en nuestro idioma significa palabras de dos sílabas, con un acento- que no es lo mismo que tilde- en la segunda sílaba, por ejemplo, amor, solar, canción. Intentemos construir una estructura con pie yámbico:

Amor, siempre mi amor, ¡cómo te espero!
Vendrás o no vendrás, alma de mi alma
No soy sin ti, soy nada, soy un cero
En ti no más encuentro paz y calma.

Este cuarteto es una estructura que surge del pie yámbico. Puede ser rimado o no, pero la musicalidad no surge de la rima sino del pie, del acento y el ritmo que genera este pie. Como se puede ver no se utilizan más que palabras de dos y tres sílabas. Veamos otros ejemplos que se me ocurren:

Tu voz me llama dulce, clara, simple
De miel tu voz, de miel tu boca rosa….
Otro ejemplo:

Por qué del sol la luz, fuente de vida
Se va sin más al fin de la montaña,
Se pierde allá, detrás del horizonte…

Por qué el calor, su luz, día, tras día
Crespón vistió de luto en cada noche
Por qué, decid, ¡oh voz de seres yertos!
Por qué sin luz quedó la flor del mundo…

Otro ejemplo:

Si tú, mi amor, me das el sí
Me das amor demás, amor rubí,
Amor de haz, amor de hoz, amor de hoy
Amor de luz, amor… mejor ya no me voy…

El Troqueo es el pie que utiliza una unidad de tiempo larga y otra corta en palabras de dos y tres sílabas. Lo que en nuestro idioma significa palabras graves o con acento en la primera sílaba. De hecho en la práctica viva del castellano el verso de pie trocaico se entremezcla con el yambo y de alguna manera ambos denotan su calidad de extranjeros, provenientes de un idioma- el griego- que tenía- tiene- sus propias características. Sin embargo se han escrito poemas famosos que han utilizado esta escala rítmica: Se me viene a la mente el inicio del “ Nocturno” de Asunción Silva:

Una noche toda llena de murmullos y de música de alas
Una noche que rondaban por los féretros nocturnos las luciérnagas fantásticas…


O el inicio de “ La Marcha Triunfal” de Rubén Darío, quien fue el primero en aclimatar el yambo y el hexámetro en lengua española:

Ya viene el cortejo
Ya viene el cortejo
Ya se oyen sus claros clarines,
la espada se anuncia con vivos reflejos
ya viene oro y hierro
el cortejo de los paladines…

Y el inicio de “El Cuervo” de Edgar Allan Poe, en la traducción brillante de Pedro Rafael Obligado:

Una turbia medianoche cuando en tristes reflexiones
Sobre más de un raro infolio de olvidados cronicones…

( Las citas son de memoria, hay que verificarlas).

jueves, 8 de marzo de 2012




Los pingüinos con sus impecables fracs corean el eterno día polar


Nadie me puede negar que estos seres de glaciación y hielo infinito nos enseñan a cantar a capela, organizada y colectivamente. Nos dicen que el canto y la conversación son dones de todas las especies, a condición, naturalmente, que escuchemos a los demás y a nosotros mismo.¡Y lo hacen con tanta elegancia!

El canto es colectivo, pero la voz es particular, y, a veces, es tan privativa y recoleta, que parece unidimensional y unipersonal. Un oso polar también canta a su manera y los delfines modulan poemas cifrados en alfabeto binario. Todos ellos son atentos y curiosamente concentrados, unifican la voz y la acción, sus palabras y la coordinación de los sentidos. Y, sobre todo, son el colmo de atentos con la palabra y el quehacer de los demás.

¿ Y nosotros? ¿Sabemos escuchar? ¿Tenemos el cultivo de los sentidos para oir un poema o la simple exposición de otros? Talvez la mayoría de las personas no lo hacen. Pero ¿ y los poetas? Si no atienden a los demás, no pueden atenderse a ellos mismo. No son poetas. Porque el poeta es una oreja larga y nervios encendidos. Es radar y esponja, paño de lágrimas y árbol de la esperanza. El poeta tiene, debe concentrarse en la conversación de los seres y las cosas con todos los sentidos que tiene y que no tiene. Debe distinguir la calidad, la forma, el sonido, los matices de todo.

Muchos han renunciado a dar una definición a la poesía. Es difícil, tienen razón. Pero la poesía es matiz, distinción, calidad de reflejo y de invención, es el arte de diferenciar todas las modulaciones y combinaciones que el universo, los hombres y la mente pueden reunir en su maravillosa caja de artilugios.
Y para atender a los seres, para diferenciar, es necesario respetarlos y saber que ellos, como el manantial o el bosque son sagrados para toda la naturaleza y la humanidad. Y que el silencio del oído atento es el más alto homenaje que podemos hacerles. Talvez por eso escribí hace unos días este poema, que, a la vez, es una práctica de Taller:



Silencio arbóreo
Por Fabián Núñez Baquero
02/03/2012

Silencia, bosque, tu manantial arbóreo,
Calla del viento su lenguaje estentóreo.

¿Silencias, árbol, tu manantial arbóreo?
¡Arboriza el manantial, bosque hiperbóreo!

Arboréa el silencio su manantial boscoso,
¡Dulcemente arboriza, manantial silencioso!

De árbol es tu silencio
Bosque que reverencio.

Silencio arboral
Árbol reverencial.

En el manantial el bosque se silencia…
Silencio de árbol, callada reverencia…

Recital Poético por el Dia de la Mujer




Recital Poético por el Dia de la Mujer

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Corporación de Escritores Médicos, nos regalaron un Recital Poético de primera clase: poesía de Ruth Bazante, Sonia Cruz, Delia Cedeño, Natasha Salguero, Kira Martínez y Belén. Una fiesta de la palabra de más de tres horas de duración. Un homenaje a la mujer realizado por mujeres poetas. Y nos dejaron fascinados. Desde poesía concreta- representada por Sonia Cruz- hasta poesía frescamente coloquial, en boca de la impaciente y chispeante Belén. Ruth dedicó su utilería mayor para dar lustre a mujeres ya de por sí ilustres. Natasha se entendió muy bien con la palabra y la noche y sus soterradas valoraciones. Kira Martínez invadió el espacio con su visión panerótica. Y Belén con visiones del día, pero inyectadas de juventud y de una energía creadora, que prometen, sin lugar a dudas, un libro memorable en el futuro.
Y para qué les digo, el local resultó estrecho porque estaba hasta el tope de público. Y claro, concurrió la plana mayor de los Rapsodas 3000.
Gracias poetas por su palabra visionaria. Gracias escritores médicos por su entusiasmo organizativo, por su servicio estético- social de primera magnitud.


Fabián Núñez Baquero